Ocultar Sitio Ocultar Sitio

Esta web utiliza cookies para personalización de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Más Información

Cerrar

Organismo de Investigación Judicial - OIJ

Organismo de Investigación Judicial, OIJ, Poder Judicial, Costa Rica, sitio oficial, transparencia

Galería de Directores

Msc. Walter Espinoza Espinoza

Walter Espinoza Espinoza

Don Walter Efrén Espinoza Espinoza, nació el  31 de enero de 1968, hijo de don Walter Espinoza Ramírez y doña María Virginia Espinoza Ramírez. Fue elegido como Director General del Organismo de Investigación Judicial el 23 de noviembre del 2015 por parte de la Corte Suprema de Justicia, e inició funciones el 1 de diciembre del mismo año. Es el primer fiscal de la República que es elegido para este puesto. Anteriormente se desempeñaba como Fiscal Adjunto de Crimen Organizado.  Es Licenciado en Derecho y cuenta con una Especialidad en administración de Justicia Penal con enfoque Sociojurídico.

Lic. Francisco Segura Montero

Francisco Segura Montero<

Don Francisco fue el primer subdirector y primer director del OIJ que hizo carrera policial, habiendo cursado el Programa de Formación Básica en Investigación Criminal N° 12. Nació en Guadalupe de Goicoechea el 17 de enero de 1961, hijo de don Eduardo Segura Vargas y doña Virginia Montero Corrales, cursó la enseñanza primaria en la Escuela Pilar Jiménez, los estudios secundarios los realizó en el Liceo Napoleón Quesada. En 1980 ingresó a Estudios Generales de la Universidad de Costa Rica, sin embargo debió abandonar sus intenciones académicas, temporalmente, debido a que ingresó a laborar en el Organismo de Investigación Judicial en noviembre del mismo año. Posteriormente en 1983 logró concluir los Estudios Generales y cursó algunas materias de Economía en dicha Universidad. Según cuenta el mismo Don Francisco, el 16 de noviembre de 1980 debió esperar todo el día en una banca de lo que entonces se llamaba la Oficialía de Guardia (hoy S.I.O.R.I.), hasta que Don Gilberto Solano Carrera, Jefe de dicha Sección en ese entonces, para que le dijera en qué guardia ingresaría. Inició sus funciones el 17 de noviembre de 1980 en la Sección de Inspecciones Oculares y Recolección de Indicios, sin embargo, los dos primeros meses de trabajo los pasó en el Área de Fotografía por indicación del señor Solano Carrera, lo que le permitió conocer las técnicas de fotografía y revelado en blanco y negro y a color, tal y como era usual en el OIJ. Posteriormente recibió una capacitación en dactiloscopía con los señores Rodrigo Ureña y Juan Rescia y de planimetría con Rolando Arias Tuck, a razón de que el OIJ empezaba a asumir la investigación de robos debido a que la D.I.C. ya dejaba de realizar investigaciones en ese campo y perdía vigencia. En el S.I.O.R.I se mantuvo durante dos años y medio, luego pasó a la Sección de Delitos Varios, principalmente investigando delitos sexuales. Posteriormente pasó a la Sección de Tránsito. Luego estuvo de nuevo en Oficialía de Guardia por espacio de un añoy medio, estuvo en la Sección de Capturas, laboró como Asistente de la Jefatura de Investigaciones Criminales y Asistente legal en la Dirección General. Una vez que obtuvo su título de abogado, fue nombrado como Jefe de la Delegación Regional de Ciudad Neilly por espacio de poco más de tres años, posteriormente estuvo en la Delegación Regional de Pérez Zeledón por espacio de un año y medio o dos años. Estuvo en el Departamento de Investigaciones Criminales cubriendo al Licenciado Gerardo Láscarez que estaba sacando una maestría y cuando éste regresó, Don Francisco ocupó el cargo de Subjefe de dicho Departamento. En 1996 estuvo durante aproximadamente once meses en un curso de especialización auspiciado por la Organización de Estados Americanos sobre crimen internacional y crimen organizado en Washington, Estados Unidos de América, junto con los licenciados Carlos Morera y Carlos Thomas. Cuando regresó estuvo por espacio de poco más de un año en el Departamento de Investigaciones Criminales y posteriormente, al aprobarse la creación de la Oficina de Planes y Operaciones por parte de la Corte Suprema de Justicia, la licenciada Lineth Saborío, que era la Directora General en ese entonces, lo nombró como primer jefe de la Oficina de Planes y Operaciones. Este fue uno de los más grandes retos de su carrera, por lo que le correspondió junto con su equipo de colaboradores, desarrollar los lineamientos de dicho proyecto. Posteriormente fue nombrado de manera interina por espacio de un año como subdirector y después en propiedad. El lunes 3 de diciembre del 2012, ante la jubilación de Don Jorge Rojas y el hecho de que Don Francisco Segura se había desempeñado como Director General de manera interina, la Corte Plena lo nombró Director General del Organismo de Investigación Judicial. Inició los procesos de gerenciamiento policial mediante la incorporación de indicadores claves de desempeño, planes de mejora, gestión de la calidad y talento humano. Se acogió a la pensión el 30 de junio del 2015.

Lic. Jorge Rojas Vargas

Jorge Rojas Vargas

Nació en Alajuela el 10 de noviembre de 1955, hijo de don Jorge Rojas Soto y doña Elsa Vargas Núñez, cursó su enseñanza primaria en su ciudad natal y su enseñanza secundaria en el Instituto de Alajuela, cuando concluyó sus estudios secundarios se matriculó en la Universidad Nacional y de manera simultánea logró ingresar al Organismo de Investigación Judicial, recién terminada su educación secundaria. A razón del horario laboral debió abandonar sus aspiraciones académicas de manera temporal. Su trayectoria de treinta y siete años de servicio inició en la Sección de Inspecciones Oculares y Recolección de Indicios, dos años después pasó a formar parte de la Sección de Investigaciones de Hechos de Tránsito, a donde llegó como Oficial de Investigación y alcanzó el puesto de Jefe de Sección. Formó parte de las Secciones de Robos, Asaltos y Fraudes, laboró también en la Delegación Regional de Alajuela, posteriormente fue jefe de lo que se llamó la Sección de Estafas. Alcanzó la jefatura del Departamento de Investigaciones Criminales y posteriormente ocupó la jefatura de la Delegación de Alajuela, desde 1990 hasta 1997, año en que fue elegido como Subdirector del Organismo de Investigación Judicial, al lado de la entonces Directora General, licenciada Lineth Saborío Chaverri. Como subdirector laboró por espacio de cuatro años y en el año 2001, fue electo por la Corte Suprema de Justicia Director General del Organismo de Investigación Judicial, cargo que desempeñó hasta el año 2012 en que se acogió a su jubilación. Durante su gestión se lograron grandes avances en la Institución como lo fue la incorporación de 500 plazas de investigación nuevas, el establecimiento de planificación estratégica, determinando la misión y la visión de la organización, así como los siete valores fundamentales del Organismo de Investigación Judicial. La ética, la transparencia y la lucha contra la corrupción fueron algunos de los principales aportes de la gestión del Licenciado Rojas Vargas.

Lic. Lineth Saborio Chaverri

Lineth Saborio Chaverri

Doña Lineth tiene el mérito de ser la primera mujer y hasta la fecha la única en haber sido nombrada Directora General del Organismo de Investigación Judicial. Ella nació en Sarchí de Valverde Vega, Alajuela el 4 de noviembre de 1960, hija de don German Saborío Segura y doña Haydeé Chaverri Alfaro. Cursó sus estudios primarios en la Escuela Eulogio Salazar Lara y su formación secundaria en el Colegio Francisco José Orlich, ambas instituciones en Sarchí. Obtuvo su título de Derecho en la Universidad de Costa Rica. Inició labores en el Poder Judicial en la Oficina de Asuntos Internos, luego trabajó en la Secretaría General del Organismo de Investigación Judicial. Fue Jefa de la Delegación Regional de Alajuela y Jefa del Departamento de Investigaciones Criminales. Fue subdirectora general y en 1997 fue nombrada Directora General del OIJ por la Corte Suprema de Justicia. Desde su paso por la Institución, desarrolló un autodiagnóstico institucional, impulsó la creación de la Unidad de Negociadores, la Unidad de Choque y la Oficina de Planes y Operaciones. Promovió la profesionalización de la Policía judicial y la equiparación salarial de los investigadores.

Lic. Manuel Ángel Alvarado Blanco

Manuel Ángel Alvarado Blanco

Nació en Alajuela, el 01 de agosto de 1940, hijo de don Manuel Alvarado Vargas y doña María Isabel Blanco Mata. Teniendo 14 años, en 1955, previo a la invasión que sufrió Costa Rica por parte de grupos que apoyaban al Dr. Rafael Ángel Calderón Guardia y nicaragüenses Somozistas, Don Manuel se integró a la Reseva de la Fuerza Pública y cuando estalló la invasión, el joven Alvarado, se desapareció de su casa, debido a que fue a defender la Soberanía Nacional junto con muchos costarricenses a la frontera norte. Nació de una familia dedicada al comercio, lo que le permitió vivir en medio de comodidades económicas, no obstante, su familia entra en quiebra cuando él tenía veinte años y eso lo obligó a afrontar con mucha responsabilidad los nuevos retos que esta situación presentaban a su familia. Casó muy joven y a razón de ello procuró un trabajo, logrando ser nombrado portero de la Alcaldía Primera de Alajuela, a la vez que estudiaba Derecho. Fue del grupo de los primeros fiscales que debieron desarrollar su trabajo con el nuevo procedimiento oral, junto a otros profesionales en Derecho como lo eran don José María Tijerino y don Carlos Renitzer. Siendo fiscal en 1978, se le ofreció la subdirección general del Organismo de Investigación Judicial, siendo el Director General el licenciado Eduardo Aguilar Bloise (q.e.p.d.). Dicho cargo lo ocupó durante poco más de un año. Una de las anécdotas de esa época, cuenta el hijo de Don Manuel, el licenciado Carlos Alvarado Valverde, actual Director del ICD. Fue precisamente en diciembre de 1978 cuando se abrió la Delegación Regional de Villa Neilly y se envió a ese lugar a los funcionarios Albert Lorente, Juan Soto y Jorge Calderón como investigadores a esa zona. Fueron enviados el 23 de diciembre, situación que no compartió don Manuel, o “Manolo” como se le conoció popularmente en la Institución. Resulta entonces que “Don Manolo” le dijo a su esposa que alistara aunque fuera arroz con pollo, pasaron por la esposa de Juan Soto que era el único casado y con su familia se fueron para Villa Neilly a pasar la navidad con estos funcionarios para que no terminara solo. Posteriormente llegó a ser Juez Superior Penal, condición con la que se acogió a su jubilación. Para el año 1994, fue convocado por el entonces Magistrado Rodrigo Castro, posterior a lo cual fue nombrado Director General del Organismo de Investigación Judicial, renunciando temporalmente a su jubilación para hacerse cargo a partir del año 1995, cargo que desempeñó hasta mayo de 1997. Desde hacía varios años, “Don Manolo” sufría de un serio padecimiento neurológico, sin embargo, su huella dentro de la Institución es imborrable y la Institución le agradece su gran aporte. Falleció el 24 de Agosto del 2012 en San José, sus funerales se llevaron a cabo en la Catedral de Alajuela y sus restos reposan en el Cementerio General de esa misma ciudad.

Lic. Rafael Ángel Guillén Elizondo

Rafael Guillen Elizondo

El Licenciado Guillén nació en San Ramón de Alajuela el 12 de diciembre de 1943, hijo de don Manuel Guillén Vargas y doña Adelia Elizondo Arias. Oriundo de una humilde familia campesina. Siendo niño asistió a la escuela primaria hasta el tercer grado, pero debido a las necesidades familiares y a la falta de impulso paterno debió abandonar los estudios y colaborar en las labores agrícolas de su familia. No fue sino hasta la edad adulta que logró concluir su sexto grado de primaria. Su adolescencia la desarrolló como peón agrícola y como actividad de esparcimiento era aficionado a jugar futbol los domingos. Hijo de un policía “de villas y pueblos”, acompañaba a su padre a las misiones que a él le encomendaban y al ver esa actividad fue inclinándose por este tipo de actividades. Dejó la casa paterna y se trasladó a Puntarenas, donde laboró en bares para subsistir. Fue nombrado policía en la Comandancia de Puntarenas, pero convencido que la llave del éxito para cualquier persona, mujer u hombre es la preparación, el estudio. Solicitó a sus superiores un permiso para que le permitieran asistir a la escuela nocturna en Puntarenas. Para ese entonces este tipo de solicitudes eran muy raras. Luego de una gran lucha, y después de ser enviado a San José para que realizara las gestiones correspondientes para el permiso de estudio, logró obtener la autorización y retomó los estudios primarios, debiendo muchas veces asistir a lecciones con su uniforme policial. Esto era algo muy raro para ese tiempo y esto le valió la consideración y el respeto de sus compañeros, maestros y superiores. Fue operador de radio de la Comandancia de Puntarenas, logró obtener su diploma de sexto grado y la conclusión de sus estudios primarios, ésto era bien visto por sus superiores, debió pedir nuevamente las autorizaciones para continuar sus estudios secundarios. Cursó la secundaria en el Liceo nocturno José Martí,. Luego del primer año de estudio se dio un cambio de gobierno, lo que significaba que toda la policía era despedida para que ingresaran los que habían trabajado para el partido triunfante. Ante tal situación iba a ser despedido y por ello habló con el nuevo Comandante, y solicitó la posibilidad de trasladarse a otro lugar en Costa Rica. El Comandante aceptó la propuesta pero mediante permuta. Es decir, lo podría hacer solamente si lograba conseguir a alguien que quisiera trasladarse a San José. Ante esta situación solicitó por medio del radiocomunicardor a alguien que le interesara permutar en Puntarenas, resultando que había un policía en Cartago que estaba dispuesto a tal cambio. Llegó a la Comandancia de Cartago donde fue recibido y donde le expuso al Comandante su “Proyecto de Vida”. El Comandante le sugirió un Centro de estudios privados y ahí se matriculó, siendo el Comandante su representante legal o encargado. En medio de muchas dificultades y con el apoyo de sus profesores logró continuar sus estudios a pesar de no poder asistir regularmente a lecciones, siendo que le permitían hacer algunos exámenes por suficiencia y las ausencias no afectaban sus calificaciones. Mientras recorría las calles cartaginesas don Rafael Ángel aprovechaba para estudiar y así fue logrando avanzar y así logró obtener su título de Bachiller en Secundaria y logró también ser nombrado secretario de la Comandancia y Tercer Comandante. Para esa época fue nombrado Ministro de Seguridad Pública don Fernando Valverde Vega, ramonense al igual que Don Rafael y quien le guardaba un gran cariño debido a que lo conoció siendo un niño cuando con un caballo trasladaba la leche desde su finca hasta la casa de Don Fernando y a éste le llamó mucho la atención el desarrollo profesional y académico, fruto del esfuerzo, quien había alcanzado don Rafael Ángel. Razón por la cual le apoyó para construir una casa en Paraiso de Cartago. Ya con el título de Bachiller, decidió continuar estudiando a nivel universitario. Para ese momento ya se discutía el proyecto de ley para pasar la policía de investigación criminal a la Corte Suprema de Justicia (Creación del O.I.J.) Alcanzó el puesto de detective provincial trabajando para la Dirección de Investigaciones Criminales. Posteriormente laboró como Detective en San José. Ante la inminente desaparición de la D.I.C. Procuró su traslado al OIJ, logrando realizarlo en 1974. Fue becado a especializarse en Caracas Venezuela y posteriormente se le asignó la tarea de abrir la primera delegación Regional que fue Liberia.

Lic. Rodrigo Castro Monge

Rodrigo Castro Monge

Nació en San José el 31 de mayo de 1945, hijo de doña Marta Castro Monge, su infancia la desarrolló en el centro de San José. A los seis años de edad pasó a vivir a Barrio Los Ángeles. Estudió en la escuela de la localidad y en el Colegio Los Ángeles en el entonces recién fundado edificio de Sabana Norte. Hizo estudios de ingeniería química en la Universidad de Costa Rica, sin embargo descubrió que esa no era su vocación y luego se dedicó al estudio del Derecho obteniendo su título de abogado de esa misma casa de enseñanza superior. Sus primeros contactos con el Poder Judicial fueron en el Tribunal Superior de Trabajo como meritorio por espacio aproximadamente de dos años, mientras cursaba la carrera de Derecho; luego estuvo trabajando como litigante a nivel privado por espacio de cuatro años. Acercándose la conclusión de sus estudios superiores, presentó la solicitud al Poder Judicial, siendo nombrado en la Alcaldía de Grecia, luego en la Alcaldía de Desamparados. Se desempeñó también como Actuario Penal. Con la gran reforma procesal de 1975, para el 1 de julio de de ese año, fue nombrado fiscal de juicio del Ministerio Público. Recuerda Don Rodrigo, como anécdota, que las primeras reuniones del Ministerio Público las llevaban a cabo los cuatro fiscales recién nombrados con el primer jefe, el licenciado Francisco Chaverri (q.e.p.d.), en una banca de madera junto a las salas de juicio de la Corte Suprema de Justicia. Posteriormente fueron ubicados en unas oficinas del entonces recién construido edificio del Organismo de Investigación Judicial. En 1983, se encontró en un pasillo con el licenciado Minor Calvo Piedra a quien conocía como Criminólogo del Organismo de Investigación Judicial, a través del trabajo que él realizaba en la fiscalía. Para esa época, el subdirector del O.I.J. había sido destituido por la Corte Suprema de Justicia debido a que ésta consideró que había cometido una irregularidad y el Director existente pidió que lo trasladaran a un Juzgado Penal, quedando la Institución acéfala, por lo que la Corte nombró a Don Minor como Director, y éste le ofreció en ese encuentro, la Subdirección General a Don Rodrigo Castro, decisión que fue avalada por la Corte. Durante cinco años se desempeñó como subdirector y en 1988 fue nombrado Director General del Organismo hasta el año 1990. Posteriormente fue nombrado Magistrado de la Sala Tercera de la Corte Suprema de Justicia, función que desempeñó durante 16 años, posterior a lo cual se acogió a su jubilación. Cabe mencionar que don Rodrigo Castro fue uno de los Magistrados que fueron víctimas de la Toma de Rehenes de la Corte Suprema de Justicia, situación de la que sobrevivió, según él mismo afirma, gracias a las atinadas acciones que desarrolló el personal y las jefaturas del Organismo de Investigación Judicial. Actualmente disfruta de su retiro en unión con su familia.

Lic. Minor Alberto Calvo Piedra

Minor Alberto Calvo Piedra

Nació en Cartago, el 20 de julio de 1944, hijo de don Minor Calvo Ortega y doña María del Rosario Piedra Leiva. Asumió la Dirección General del Organismo de Investigación Judicial durante 5 años entre 1983 y 1988, en el cual le correspondió atender algunos casos que marcaron la historia de la Institución como el Chacal de Guachipelín, la masacre de Alajuelita y los primeros homicidios del Psicópata. También continúo con el proceso de regionalización iniciado por su antecesor, siendo que en este periodo se abren las sedes de Nicoya, Heredia, Puriscal Guápiles y Turrialba. Después de jubilarse se retiró a vivir en Cartago, donde actualmente disfruta de su pensión.

Lic. Eduardo Aguilar Bloise

Eduardo Aguilar Bloise

Don Eduardo nació en San José el 17 de julio de 1941, hijo de don César Aguilar y doña Adelina Bloise. Abogado de profesión, inició como Director del Organismo de Investigación Judicial a los 35 años de edad en 1976 y se mantuvo como tal durante 7 años hasta 1983. Le correspondió una época en la cual la Policía Judicial daba sus primeros pasos y se encargó de regionalizar la investigación mediante la apertura de diversas sedes policiales en el país entre las que destacan la de Puntarenas, Limón, Alajuela, Corredores, Liberia, Cartago y Pérez Zeledón. También tuvo una participación importante en la construcción del Edificio de la Sede Central del OIJ. Se le reconoce haber conducido con buen tino a una incipiente Policía. Murió en Alajuela el 26 de setiembre del 2007, convirtiéndose en el primer ex Director del OIJ en fallecer.

Lic. Erick Neurohr Trejos

Erich Neurohr Trejos

Don Erick Neurohr nació en San José, el 4 de agosto de 1933, hijo de Julio Neurohr Schwember y María Isabel Trejos González, cursó sus estudios primarios en las escuelas alemana, Los Ángeles y la Buenaventura Corrales, la secundaria la realizó en el Colegio Seminario en 1952 ingresó a la carrera de Derecho en la Universidad de Costa Rica. En 1967 fue becado por la Corte Suprema de Justicia y el Programa de la Agencia para el Desarrollo Internacional del gobierno de los Estados Unidos de América. Fue nombrado Director General del Organismo de Investigación Judicial, cargo que desempeñó durante dos años, posteriormente laboró en la Inspección Judicial. Cabe mencionar que don Erick Actualmente se dedica a los negocios familiares y vive con su esposa en Curridabat.

Lic. Stanley Vallejo Leiton

Stanley Vallejo Leiton

Hijo de Justino Vallejo Bestard y de doña Bertilda Leitón Arrieta, nació el 28 de mayo de 1923. A pesar de que no fue Director del Organismo de Investigación Judicial se le reconoce como el precursor y gestor de la Policía Judicial en Costa Rica ya que fue una de las personas más activas para que la Institución pudiera iniciar labores bajo el amparo del Poder Judicial. Murió en San Pedro de Montes de Oca el 23 de diciembre del 2001 a la edad de 78 años.

Compartir:

Redes Sociales: