Organismo de Investigación Judicial - OIJ

Organismo de Investigación Judicial, OIJ, Poder Judicial, Costa Rica, sitio oficial, transparencia

Hechos que marcaron nuestra historia

Se muestra a continuación diferentes hechos que marcaron la historia del Organismo de Investigación Judicial, sea que culminó con una investigación exitosa o de cuyas enseñanzas se toma de referencia para mejorar el accionar policial.

 

  • 25 de febrero de 1973: Caso de la Arrocera

    El oficial de seguridad privada Miguel Ángel Rodríguez Carballo, fue asesinado y le fue sustraída su arma de reglamento y otros bienes de su lugar de trabajo en la Arrocera Los Cipreses ubicada en La Valencia de Heredia. Una vez iniciadas las operaciones del OIJ en 1974, los investigadores Enrique Retana Arias y Rafael Brenes Valenciano, obtuvieron información de un privado de libertad que condujo a que se pudiera obtener prueba balística y lofoscópica que, con la ayuda del perito Juan Antonio Rescia, permitió que el 30 de agosto de 1976 se lograra condenar por los hechos, por primera vez en la historia de la Institución, sólo con prueba técnica, al nicaragüense Manuel Ramírez Ramírez, alias "Sandino".
  • 27 de Junio de 1975: Primer secuestro del país que trabajó el OIJ.

    A pesar de que ya anteriormente habían ocurrido otros secuestros, este fue el primer secuestro en que por primera vez le corresponde trabajarlo al Organismo de Investigación Judicial y en el que la víctima es una menor de edad. La niña Yorleny Omira de 9 años salió de su casa de habitación hacia la escuela México en Barrio Aranjuez que quedaba a tan solo 200 metros de distancia, en la capital del país, cuando varios desconocidos la interceptaron y la introdujeron en un vehículo siendo que se la llevaron a una casa de habitación cerca del estadio Eladio Rosabal Cordero en Heredia, desde donde solicitaron la suma de tres millones de colones. Luego de seis días de cautiverio y tras una presión mediática nacional los perpetradores decidieron liberar a la menor. Por este hecho fueron condenados a prisión tres sujetos de apellido Araya, Rapso y otro más de nacionalidad colombiana.
  • 19 de noviembre de 1985: Caso El Chacal de Guachipelín

    Este fue el primer caso de gran notoriedad en la Costa Rica de antaño en la cual una niña menor de edad de apellidos Bustos desapareció en el camino que la separaba desde la escuela hasta su casa. La búsqueda de la misma inició y 4 días después apareció muerta semi enterrada en un cafetal en Guachipelín de Escazú. Debido al impacto de la noticia, al autor de este hecho (que en ese momento se desconocía su identidad) se le tildó como “el chacal de Guachipelín”. Se hizo un retrato hablado de una persona que fue vista cerca del momento en que se vio por última vez a la niña, (mismo que tenía una discapacidad de traslado en una pierna) y tiempo después fue detenido y posteriormente condenado por este hecho.
  • 6 de abril de 1986: La masacre de la Cruz de Alajuelita

    Un domingo de Ramos, iniciando Semana Santa como era tradicional en ese entonces, se hacían peregrinaciones hacia una cruz que se ubica en un cerro al sur de la capital costarricense, siendo que el 6 de abril de 1986 fueron asesinadas brutalmente 7 mujeres entre los 41 y 4 años respectivamente. Por estos delitos fueron detenidos 4 reconocidos delincuentes y posteriormente por diferentes situaciones se anularon los procesos penales por errores procedimentales. En el interín mueren dos de los cuatro delincuentes por razones ajenas al proceso judicial y poco después muere el tercer delincuente a la espera de un nueve juicio. El cuarto imputado por ser menor de edad quedó fuera del proceso. Tiempo después surge la hipótesis de un personaje denominado como el psicópata como el posible autor de estas muertes.
  • 1986-1996: El Psicópata

    Fue el primer caso documentado en el país de un homicida en serie. Debido al modo de operar y arma utilizada (subametralladora M3 o pistola de calibre similar) el área geográfica en que operó (sector montañoso oriental y sur de la capital) y el tipo de víctima que abordó (mujeres o parejas heterosexuales en lugares oscuros y solitarios) se le endilgaron inicialmente la cantidad de 12 asesinatos. Posteriormente después de una revisión del Crimen de Alajuelita de 1986 se le endilga también estos asesinatos por el tipo de arma utilizada. Nunca fue capturado. Después de este caso se mejoraron los procesos de capacitación y técnicas de recolección de indicios.
  • 29 de diciembre de 1990: Triple decapitación de pescadores en el margen del Río Guacimal.

    Tres vecinos del área metropolitana se fueron a “camaronear” a la orilla del río Guacimal con una sustancia con la cual se envenenaba el agua y obligaba a los peces a tener que salir al margen del cauce, situación que enfureció a uno de los lugareños de apellido Aguirre quien cegado por la ira y por el daño que le hacían al afluente, cuchillo en mano la emprendió contra los tres pescadores artesanales provocándoles múltiples heridas y cercenándoles la cabeza. La violencia con que se cometió el hecho sangriento conmocionó a la sociedad costarricense. Al homicida le fueron impuestos 55 años de prisión.
  • 27 de febrero de 1991: Triple Crimen de Barrio la Granja.

    En la zona universitaria de Montes de Oca, en el barrio La Granja se encontraron tres cuerpos sin vida. Un matrimonio de adultos mayores de 80 y 70 años junto con su nieto de 23 años presentaban heridas por múltiples puñaladas. Cinco días más tarde fueron detenidos dos estudiantes de la Universidad de Costa Rica pertenecientes a la carrera de Derecho y de Administración de 20 y 21 años como responsables de tales hechos. El móvil del homicidio se debió a que los dos estudiantes querían estafar al nieto de la familia y al percatarse la víctima de la situación, los estudiantes decidieron matarlo apuñalándolo en el estómago, al intentar huir, corre hacia donde estaban sus abuelos quienes también fueron asesinados. Los imputados recibieron 70 años de cárcel por estos hechos.
  • 8 de Mayo de 1991: La masacre de El Concho de Pocosol.

    El 8 de mayo de 1991 en el Concho de Pocosol, al norte del país, región fronteriza que colinda con Nicaragua, dos sujetos nicaragüenses llegaron a una vivienda a buscar a un peón agrícola quien para ese momento había salido a dar de comer al ganado. Al no encontrarlo fueron a buscarlo asesinándolo en el acto. Luego regresan a la casa del peón y matan a tres de sus hijos y una nieta (todos menores de 6 años). La esposa y suegra del peón agrícola, sobreviven al ataque desatándose a tiempo. En total cinco personas fueron brutalmente asesinadas. Los dos homicidas fueron identificados como de apellido Salmerón y Aguilera respectivamente. Inmediatamente después de haber cometido la masacre huyeron a su país natal donde rápidamente encontraron la muerte de forma violenta separadamente.
  • 10 de noviembre de 1991: Muerte de oficiales de OIJ a manos de delincuente.

    Se trató de la primera vez que dos oficiales del Organismo de Investigación Judicial de apellidos Romano y Rodríguez fueron ultimados por parte de un criminal de apellidos Monge Ramírez. Debido a un error de procedimiento, en un traslado de detenido, el sospechoso llevaba consigo un arma de fuego que obtuvo en un descuido y con ella acabó con la vida de ambos oficiales. Después de este caso se mejoraron los procesos de traslado y custodia de detenidos.
  • 19 y 21 de febrero de 1992: Comando Cobra.

    Este nombre se le dio a un grupo conformado por varios ex miembros de la extinta Guardia de Asistencia Rural, el cual bajo la consigna de realizar operativos antinarcóticos en la zona indígena de Talamanca, una región montañosa y rural del país, mataron a dos hombres y violaron a dos mujeres, todos aborígenes. Del grupo de 10 acusados se condenaron a los dos principales líderes a 42 y 32 años de cárcel respectivamente.
  • 26 de abril de 1993: Secuestro de la Corte Suprema de Justicia.

    Durante 3 días un grupo de 5 personas autodenominado “el comando de la muerte” secuestró a veinte magistrados de la Corte Suprema de Justicia y tres auxiliares judiciales. Una vez agotadas las negociaciones, se procedió a realizar una intervención relámpago que culminó con la liberación de los rehenes que aún quedaban y la captura de los 5 perpetradores, quienes después fueron condenados a 88 años de prisión. Después de este caso se mejoraron los protocolos de acceso a sitios públicos.
  • 1993 – 1994: Asaltabancos venezolanos.

    Un grupo de asaltantes bancarios venezolanos integrantes de la banda del “Capitán Avendaño” perpetraron con extrema violencia cinco atracos millonarios en el país entre 1993 y 1994. Liderados por los hermanos Ojeda Martínez, en ese periodo asaltaron cuatro entidades bancarias y un camión de transporte de valores, acabando con la vida de tres personas. Después de que fueran detenidos, el gobierno de turno los deportó horas después al considerarlo en extremo peligrosos. Escaparon tiempo después de su natal Venezuela.
  • 22 de noviembre de 1995: Triple Homicidio de una familia en Llorente de Tibás.

    Un gerente bancario, su esposa y su hijo de apenas un año fueron brutalmente asesinados a cargo de un subalterno de apellido Vargas que se desempeñaba como cajero y su cómplice de apellido Salas, con el fin de poder apoderarse de varios millones de colones de la sucursal bancaria donde ambos trabajan. En la masacre intentaron matar a sus otros dos hijos con un insecticida, no obstante, estos sobrevivieron para dar parte a la policía. Los dos homicidas fueron detenidos y condenados a 155 y 173 años de cárceles. Años después el excajero se fugó de la cárcel y fue recapturado meses después.
  • 1 de enero de 1996: Secuestro de mujeres europeas en Boca Tapada de San Carlos.

    Iniciando el año una turista alemana de apellido Fleuchaus y una guía turística suiza nacionalizada costarricense de apellido Siegfried fueron secuestradas por parte de un grupo armado en la zona fronteriza de Boca Tapada. Inicialmente se pidió un rescate de un millón de dólares. El caso llamó la atención no solo nacional sino internacional. Se hicieron marchas y manifestaciones de apoyo multitudinarias. Después de 71 días cautiverio se dio la liberación de rehenes.
  • 8 de noviembre de 1998: Primer Caso resuelto con Luminol en Moravia.

    Una joven de 15 años de edad comete un triple homicidio. En la acción ejecuta a su padre, madre y hermano. El crimen se lleva a cabo en la casa de habitación de la familia, sin embargo las víctimas son lanzadas a la orilla del río Virilla, en barrio El Socorro, en San Luis de Santo Domingo de Heredia. Dos semanas después y mediante la novedosa técnica del Luminol en la casa donde ocurrieron los hechos se logró encaminar una investigación muy confusa para la policía, y en menos de seis horas se pudo establecer lo que había sucedido en realidad, pese a que la vivienda estaba limpia y ordenada. Con esta sustancia se determinó la presencia de sangre y arrastramiento por toda la casa. El Tribunal Penal Juvenil de San José encontró a la menor culpable del triple homicidio y le impuso una pena de 15 años de cárcel. Sobre este caso absolvió al novio de 21 años, a quien inicialmente también se le imputó por el triple homicidio.
  • 1998-2000 Violador Serial el Sable

    Un bailador desnudista conocido como el sable, fue condenado a 156 años de prisión por siete violaciones sexuales en un periodo entre 1998 y 2000. Dentro de los cargos iniciales aparecen 20 violaciones agravadas y dos tentativas de violación. La modalidad de operar fue muy similar, esperaba encontrar mujeres jóvenes de cabello negro en una parada de bus solitaria cercano a un Mall en Cariari de Heredia y bajo amenazas la llevaba a un cafetal contiguo donde las violaba. En la audiencia preliminar privada en el Juzgado Penal de Heredia, llevó oculta en un yeso un arma de fuego calibre 22 que compró en la cárcel, al juzgado penal de Heredia intimidó a dos fiscales y tomo de rehén al juez, un custodio lo enfrentó y el juez se liberó. El sujeto huye pero luego fue detenido en un lugar cercano. Años después se le vuelve a acusar de una violación sexual en la cárcel donde descuenta su condena en contra de una mujer que lo visitaba.
  • 13 de diciembre de 2000 y 9 de marzo de 2001: El descuartizador.

    Este fue el apodo o sobrenombre con que fue conocido un asesino a quien se le atribuye las muertes de dos menores deambulantes llamadas Ivette y Jackeline de 14 y 17 años respectivamente. Ambas víctimas tenían características similares ya que provenían de hogares desintegrados, vivían en la indigencia y eran adictas a las drogas. El caso llamó la atención debido a que se encontraron partes del cuerpo en diversos ríos de la parte sur de la capital. Para cortar los cuerpos se utilizó una sierra. Nunca se pudo determinar el responsable de las muertes.
  • 7 de julio de 2001: Caso Parmenio Medina.

    Locutor de origen colombiano y nacionalizado costarricense. Parmenio Medina era el director del programa radial “la Patada” un espacio en la radio costarricense de corte humorístico pero crítico siendo que fue asesinado cuando estaba realizando investigaciones sobre una emisora radial. Sobre este crimen fue condenado a 35 años de prisión como autor intelectual del homicidio del periodista a un empresario de apellido Chaves.
  • 21 de julio de 2001: Secuestro de empresario cartaginés fallecido en rescate.

    Luego de un gran trabajo de investigación, en un operativo policial de rescate del para liberar de un secuestro a un joven empresario cartaginés de apellido Marín, el cual estaba retenido por parte de la banda de un reconocido delincuente de apellido materno Moxi, el evento terminó con el saldo de la muerte de éste delincuente así como de la víctima, además resultaron tres oficiales de policía heridos, uno de ellos de gravedad. El ofendido fue secuestrado en Pacayas, una zona rural a unos 33 kilómetros al sureste de la capital. Según trascendió en la autopsia de la víctima, éste había recibido tiempo antes de la intervención policial un disparo en la cabeza por lo que tenía las capacidades físicas limitadas. Se condenaron a siete personas por este secuestro.
  • 4 de julio de 2003: Homicidio de la menor de edad Kattia Vannesa en barrio Quesada Durán.

    Una niña de 8 años vecina de un barrio al sur de la capital, desapareció cerca del mediodía cuando salió de su casa a recoger un libro en la vivienda de una amiga. Pasados unos 15 minutos la ausencia de la niña inquietó a la madre, quien avisó a las autoridades de la desaparición. De inmediato comenzó la búsqueda por parte de la policía y vecinos de la zona, luego de una intensa investigación, seis días después fueron localizados los restos de la menor y se detuvo al sospechoso de apellido Sánchez, quien al inicio de la búsqueda fue uno de los más colaboradores del barrio. Al revisar los antecedentes de esta persona se advirtió que 20 años antes el mismo individuo había dado muerte a otra menor utilizando el mismo modo de operar, mediante engaño y enterrándola bajo las gradas de la casa donde residía. Fue condenado a 30 años de prisión y murió de un infarto en prisión.
  • 23 de diciembre del 2003: Homicidio de periodista especializada en finanzas.

    Debido a un problema de acoso laboral una periodista de apellido Mora deja de trabajar en una revista de corte financiero y tiempo después inicia un nuevo proyecto laboral en otra revista también de corte financiero, lo cual motivó la ira de su antiguo patrono. La periodista murió de regreso del trabajo cuando al hacer un alto frente a un centro comercial dos sujetos en motocicleta le dispararon. Por este delito fueron imputados 5 personas como autores materiales y el anterior patrono como autor intelectual. No obstante, por un error procesal de índole jurisdiccional fueron absueltos los imputados.
  • 27 de julio del 2004: Secuestro de la embajada de Chile.

    Diez funcionarios de la embajada de Chile fueron tomados rehenes por parte de un oficial de Fuerza Pública que les brindaba protección. La toma inició a las 15:45 horas y a pesar de las negociaciones que se intentaron resultaron infructuosas. Cuando a las 22:00 horas la policía ingresó al inmueble descubrieron que mucho antes el oficial se había suicidado así como había terminado con la vida de 3 miembros del cuerpo diplomático chileno.
  • 12 de julio del 2005: Incendio del Hospital Calderón Guardia.

    Al ser las 02:23 horas inició una deflagración que consumió toda una sección completa del complejo hospitalario. En el siniestro fallecieron 19 pacientes que no pudieron ser evacuados y tres miembros del personal de enfermería. Las pesquisas determinaron que el siniestro fue provocado y por ello fue condenado a 20 años un enfermero de apellido Ledezma.
  • 8 de mayo de 2005: Asalto Bancario y Toma de Rehenes del Banco Nacional de Monteverde.

    Tres asaltantes de nacionalidad nicaragüense irrumpieron violentamente en la sucursal bancaria de Santa Elena de Monteverde, un sitio montañoso de la provincia de Puntarenas, caracterizado por el turismo de naturaleza. En la toma del banco, el guarda de seguridad mató a dos de los asaltantes antes de que ingresaran al inmueble mientras que el tercer asaltante logró ingresar con un arma AK47 al recinto bancario en donde había 33 personas, mismos que toma como rehenes ya que la policía llega rápidamente al sitio. La situación duró aproximadamente 28 horas y murieron 7 rehenes, los dos asaltantes y un policía al momento de realizarse la liberación por medio de un equipo táctico policial.
  • 5 de setiembre del 2005: Homicidio de la menor Josebeth en Horquetas de Sarapiquí.

    La menor Josebeth fue encontrada sin vida metida dentro de un saco de fibra sintética a la orilla de una quebrada, en una zona rural al norte del país. A pesar de esta situación no hay registros de que se haya defendido por lo que se cree que su victimario era conocido. Lo exámenes determinaron que fue golpeada y asfixiada. Se encontraron elementos de ADN en la ropa de la víctima que vinculaban a un vecino con el crimen no obstante, por diferencias de criterio con la Fiscalía el caso fue archivado.
  • 11 de julio de 2006: Defensor Público mata a esposa funcionaria judicial.

    Luego de haber denunciado la desaparición de su esposa de apellido Hidalgo y una vez que fue encontrada muerta en unas colinas en la periferia del Valle Central de San José, las investigaciones se centraron en el esposo y defensor público de apellido Burgos. Luego de una investigación que también involucró a una fiscal de apellido Rojas por encubrimiento, el Tribunal de Juicio condenó al Defensor Público a 35 años de prisión. El ex defensor público se suicidó en su celda el 6 de octubre de 2008.
  • 28 de octubre de 2008: Caso Saloneras de Casino en Escazú.

    Tres mujeres (dos de ellas hermanas) que salían del trabajo como saloneras de un casino en los cerros de Escazú, al norte de la capital, fueron interceptadas por dos sujetos quienes con arma de fuego en mano las someten y las abusan sexualmente e intentan asesinarlas, logrando matar a una de ellas. Luego de las investigaciones son detenidos. El 12 de octubre fueron encontrados culpables de múltiples delitos y condenados a 179 y 192 años de prisión respectivamente.
  • 8 de enero 2009: Terremoto de Cinchona.

    A las 08:21 horas la falla de Vara Blanca-El Angel provocó un movimiento sísmico de 6,2 grados en la escala de Richter con una consecuencia lamentable de 42 personas fallecidas debido al terremoto. Ante esta catástrofe nacional la Institución realiza una gran movilización de personal para coadyuvar con todas las labores de rescate y entrega de cuerpos de forma rápida y expedita.
  • 27 de marzo del 2009: Robo de droga de la Fiscalía de Golfito.

    Varios policías de la Fuerza Pública asaltaron la bodega donde se guardaban 320 kilos de droga en una localidad al sur del país. Después de una intensa investigación, el grupo fue detenido en junio del 2009 decomisándoles una importante cantidad de dinero en efectivo en dólares. Producto de este caso se cambiaron los protocolos de traslado y almacenamiento de drogas.
  • 17 al 24 de Junio del 2010 Violador Serial de Paradas de Buses (Castella)

    Una cantidad de 6 violaciones sexuales consecutivas contra mujeres diferentes alarmó a las pasajeras de buses que utilizan la carretera 1 (Bernardo Soto) durante la tercera semana del mes de junio del 2010. Las víctimas eran abordadas por un sujeto en la parada de bus y llevadas a un sitio alejada para ser ultrajadas. La tercera víctima además de sufrir el ataque sexual también fue asesinada con arma blanca. Se identificó como responsable a un sujeto nicaragüense de apellido Díaz quien vendía artículos varios dentro de los buses que hacía la ruta 1, teniendo conocimiento de las paradas y la vulnerabilidad de las mujeres.
  • 2013 - 2014. Homicida múltiple de la región caribe.

    El 26 de junio del 2013 un sujeto de apellido Elizondo en compañía de un cómplice asaltan un autobus y en un forcejo por el dinero de la ruta, Elizondo asesina de dos disparos al chofer cerca de la zona de Gandoca, Manzanillo, en la región atlántica del país. Posteriormente, el 6 de enero del 2014 el mismo sujeto de apellido Elizondo en compañía de dos menores de edad, asesina a un finquero en Suerres de Pococí, al mismo lo amarran y obligan a caminar hasta una fosa donde es ultimado de dos disparos con arma de fuego. A continuación, el 12 de setiembre del 2014, el mismo homicida múltiple, va con la intención de matar a un finquero por haberlo tratado de ladrón, llega a una casa pero no encuentra al sujeto que iba a asesinar, en su lugar encuentra a otros dos peones a quienes somete con arma de fuego y los amarra, para proseguir en búsqueda de quien le ofendió, cuando lo encuentra le dispara en la cabeza falleciendo la víctima en el sitio. Regresa por las dos personas que había dejado amarradas, las lleva a un puente y con arma blanca los asesina y lanza al río. Finalmente, el 14 de octubre en la zona de boscosa de Talamanca, ayudado por dos cómplices nuevos, degollan y decapitan con arma blanca a dos jóvenes que encontraron una plantación de marihuana que Elizondo le cuidaba a su patrón. Los cómplices fueron detenidos en una persecución policial, después de intercambiar disparos con la policía, el mismo día del doble homicidio, no obstante Elizondo se interna en la montaña para huir de la acción policial y es capturado tres días después. Este sujeto aparte de la racha homicida montada de 6 personas asesinadas en el lapso de un año y tres meses, también fue sentenciado a 20 años de prisión en 1992 por el homicidio de su anterior patrón y salió de prisión en el año 2011. En total se tiene confirmadas siete personas asesinadas. En la actualidad Elizondo cumple en prisión una larga condena.
  • 11 de julio del 2014: Desaparición de la niña Yerelin en Santo Domingo de Heredia.

    Una menor de edad de 6 años, desapareció de su casa en Santo Domingo de Heredia. A pesar de la intensa búsqueda que se originó no fue posible dar con su paradero. Un año después, un primo de la menor fue sentenciado a 25 años de prisión por la sustracción de la menor (reducidos posteriormente a 20 años). El caso de Yerelin generó una alta preocupación en la ciudadanía costarricense y propició la discusión de medidas de alerta temprana llevando a la promulgación de una ley asociada con su nombre. Esta la ley, aprobada en julio de 2015, crea un sistema de alerta y procedimiento para la coordinación y reacción inmediata entre las instituciones públicas y privadas ante la desaparición o sustracción de personas menores de edad.
  • 2014 – 2015: Homicida serial de mujeres indigentes.

    Se trata de un recolector de chatarra de apellido Arroyo que entre el año 2014 y 2015 abusó sexualmente a 7 mujeres y asesinó a 6 de ellas. Las víctimas eran mujeres en estado de indigencia, adictas a las drogas y que se encontraron en un área geográfica relativamente cercana. En este caso se utilizaron diferentes técnicas de investigación incluyendo Análisis de Comportamiento Criminal, la cual muy recientemente se había implementado.
  • 22 al 25 de Noviembre del 2016: Huracán Otto

    Por primera vez en la historia del país un huracán golpea territorio costarricense. Con ráfagas de 190 kilómetros, las regiones más afectadas por el embate de vientos fue la zona norte y la provincia de Guanacaste. A pesar de que se produjeron nueve muertos y cuantiosos daños materiales, más de 300 policías del Organismo de Investigación Judicial atendieron la crisis logrando colaborar significativamente con el mantenimiento del orden y el auxilio a los cuerpos de emergencia.
  • 19 de enero de 2017: Masacre de jóvenes universitarios en Liberia, Guanacaste

    Cuatro estudiantes de la Universidad de Costa Rica y un quinto adulto más, perecieron degollados en una residencia estudiantil en Liberia, Guanacaste, al norte del país, por heridas producidas con arma blanca siendo que la sexta víctima, una menor de edad, fue trasladada al hospital de la localidad con heridas de consideración donde fue intervenida quirúrgicamente para ser salvada. El hecho conmocionó al país entero debido a la violencia con que las víctimas inocentes fueron brutalmente masacradas. Dos semanas después, se detuvo por este hecho a un sujeto de apellido Ríos, vecino de la residencia estudiantil quien gozaba de un beneficio carcelario.
  • 14 febrero-11 mayo 2017: Detenido Homicida Serial de mujeres en Parrita de Puntarenas

    Un sujeto de apellido López, peón agrícola de la zona, fue detenido el 18 de julio del 2017 como responsable de la muerte de dos mujeres en la zona de Parrita de Puntarenas. Por las características y condiciones psicológicas particulares que mediaron en ambos homicidios se pueden catalogar dentro de lo que se conoce como homicida serial o en serie. El primer homicidio ocurre el 14 de febrero del 2017 cuando intercepta a su primera víctima cerca de la playa Marisol en Parrita, en este caso se trata de una mujer de 35 años de apellidos Salazar Carrillo, madre de dos menores de edad, quien tenía heridas de arma blanca en el cuello y otras partes del cuerpo. La víctima se transportaba en un vehículo Daihatsu Terios. Después de un periodo corto de enfriamiento, vuelve a cometer su segundo asesinato el 11 de mayo del 2017, en este caso contra una modelo de 26 años de apellidos Córdoba Ramírez quien pereció en Barbudal de Parrita por estrangulamiento y heridas con arma blanca en el cuello y varias partes del cuerpo. Ambas mujeres recibieron heridas muy similares. En ambos casos las fechas de los homicidios coincidieron con dos días que tenían algún significado para el perpetrador, sea el día de los enamorados y su fecha de nacimiento. El modo de operar utilizado fue el mismo, utilizaba las redes sociales para buscar a sus víctimas, entablaba una relación de confianza en el ciberespacio y luego las invitaba a salir, para posteriormente llevarlas a un lugar solitario, conocido para él a fin de atacarlas y asesinarlas. Rápidamente, un equipo interdisciplinario de investigadores y profesionales de diferentes áreas y disciplinas se unieron en la investigación que conllevó a la captura del sospechoso. Este es el segundo homicida en serie detenido por parte de la Policía Judicial en menos de dos años.
Compartir:

Redes Sociales: